Domingo de Overall

 

El Overall es una prenda que generalmente solía relacionarse al guadarropas infantil o a el atuendo de granjeros y pintores, por ejemplo. Felizmente, desde ya unas cuantas temporadas, esta prenda a salido de ese estereotipo y se le puede ver por las calles de diferentes lugares del mundo, incluida Lima, y en estilismos relajados o con un corte más edgy.

Yo me compré el mio el año pasado en Zara. Sinceramente no lo había comprado antes porque:

  1. No es una prenda esencial -no la considero un básico.
  2. Es bastante sport a mi parecer y yo me la paso la mayor parte del tiempo en ropa de oficina.
  3. Tenía dudas sobre cómo me podría quedar (no quería parecer un niño, ni que me de una silueta rara).

Finalmente me lancé a probar la tendencia. Considero, sobre todo en estas semanas que aún no hace ni tanto frío, ni tanto calor – Oh maravillosa época de clima incierto ❤ – es ideal si se busca una opción relajada y no tan habitual. Este es el punto en el que te doy una opción para que no te entregues a un buzo sin forma, el sweatshirt de tu flaco – o peor aún, al que te robaste de tu ex #AmigaDateCuenta.

P1080531P1080515P1080530P1080534

Como ya comenté líneas arriba, el clima en Lima anda indeciso, por ese motivo ya es hora de sacar al diario chompitas delgadas, bomber jackets que no sean muy voluminosas – aún no estamos para casacas de plumas, no exageres tampoco -, y las casacas de denim (Pronto se viene un post sobre esta prenda HIPER básica, so stay tuned 😉 ).

Por este motivo complementé el overall con una bomber delgadita de tela satinada, dándole un toque femenino a una prenda que, como comentaba al inicio, está relacionada a una estética más másculina. Hoy en día, felizmente, ya cada vez esa idea de prendas estrictamente para un genero va cambiando, y cada prenda va recreándose con el fit y corte ideal para los cuerpos de ambos.

Otros complementos del look son un crop top a rayitas debajo, unas zapatillas estilo slip on en rosa metálico, una carterita burgundy, que es una de mis últimas adquisiciones y la amo con locura ❤ – ya la verán bastante por mis fotos -, y por último unos lentes de sol espejados, imprescindibles para mí.

Para mí la idea de un domingo es estar cómoda, sin dejar de darle un toque cool a lo que nos pongamos. Este domingo quería estar más cómoda que nunca, ya que como podrán ver por mi cara, (Colocar aqui emoji de monito tapándose los ojos), he tenido que sobrevivir a la resaca y a una semana algo pesada en la chamba #Tengo27YaNo22 #27GoingOn28 y bueno cada exigencia en el cuerpo pesa, así que solo queda descansar y seguir disfrutando.

20170423_12455320170423_12440520170423_124828

Espero les haya gustado, aquí les dejo los detalles de la tenida. Nos seguimos leyendo ;):

Overall – Zara / Top – H&M / Bomber Jacket – Zara / Slip On – Donna Cattiva / Lentes de Sol – Infinit / Cartera – Prune

 

*Fachi

Un nuevo aliado para ir a trabajar: el Culotte

Pantalón negro de corte recto o pitillo, blusa blanca y zapatos que pueden ser desde ballerinas, a mocasines, tacos o sandalias. 

Este es, posiblemente, el uniforme de 9am a 6pm, de L-V, para muchas mujeres, que buscan no complicarse a la hora de vestirse para el trabajo. Sin embargo, como muchas cosas en esta vida, si no le damos un nuevo aire a nuestro look, puede tornarse aburrido e incluso no transmitir lo que quisiéramos en el entorno laboral. Está bien, quizás tu trabajo no es necesariamente fuente de felicidad, pero si tu descontento o monotonía se empieza a comunicar por tu ropa, no crees que innovando puedes jugar con esas emociones y crear entusiasmo y onda positivo alrededor del mismo?

Yo sí considero que un buen outfit, no solo bonito, sino en el que te sientes cómoda y con el que puedes transmitir lo mejor de tu personalidad, puede mejorar el día de quien lo lleva puesto.

Por esta razón, hace poco quise cambiar un poco el corte de mis pantalones de oficina, así que me aventuré a comprar un pantalón en un corte que no pensé le irían bien a mi tipo de cuerpo: el culotte. Ya hace un par de temporadas este pantalón  ha estado presente y contra mis creencias me quedó mejor de lo que pensé. En una siguiente publicación les mostraré cómo me queda.

El Culotte es un pantalón de talle alto (a la cintura o en algunos casos en la cadera alta), de corte ancho (empieza estrecho en la cintura y luego va creciendo hacia el final), y midi (suelen terminar debajo de la rodilla o en medio de la pantorrilla). Para mí es como una mezcla de falda en corte A midi y un pantalón. Brinda la frescura de una falda, nada mejor en una ciudad como Lima que pasa de los 30°C, y la comodidad de un pantalón (si llega un viento inesperado no corres peligro).

Aquí les muestro algunas opciones para el trabajo. Yo considero que este tipo de prenda, al ser holgada y generar volumen en la parte inferior del cuerpo se debe de complementar con un top o blusa ceñida, y así generar equilibrio. Además creo que le puede ir bien a diferentes tipos de cuerpo, ya sea que tengas los hombros más anchos que las caderas o viceversa. La idea es jugar con los colores más que nada. Si quiero darle volumen a mis caderas escogeré un color claro o un estampado grande, si por el contrario quiero reducirlas o generar equilibrio con mis hombros estrechos, entonces optaré por uno de color oscuro y sin estampado, escogiendo un estampado llamativo para la parte superior del cuerpo.

Otro detalle importante, no importa si eres baja o alta. Lo más importante es escoger zapatos que estilicen tu figura, sin la necesidad de que sean unos tacos altísimos. Combina el culotte con tacos de punta en un tono nude o unas ballerinas con las mismas características, también con sandalias de tiras delgadas, ya sea de taco alto o mediano y grueso; los mules también son una buena opción, ya me contarás qué tal! 😉

 

Ahora la pregunta del millón, ¿dónde los encuentro?

Yo encontré el mio en Zara de Real Plaza Salaverry, pero he visto esta prenda en tiendas como MANGO, Warehouse, H&M y marcas independientes como Fiu Fiu o Bo’hem.

 

 

Empezar

img_89312

Bienvenidos a Lima Mood Book. 

Dar un primer paso no siempre es sencillo. Antes de siquiera enviarle a tu cerebro la señal de “mueve la pierna, de la cadera al pie”, caen cual cascada los “pero” “y si…”, a estos siguiéndoles los “y entonces para qué”, “mejor no”, y por último el infame “ya fue”. En ese vaivén estuve por un buen tiempo, hasta que un día, algo abrumada por la rutina y las metidas de pata épicas, pensé: 1. Tengo que encontrar un pasatiempo, 2. Tengo que realizar una actividad que me guste al 100% (o al menos al 95,5%, considerando un margen de error) y 3. “¿por qué no?” Esa es posiblemente la mejor frase que tu cerebro puede botar antes del primer movimiento, solo debatiendo el primer lugar con “ahora o nunca” y “con fe”.

Continue reading “Empezar”